Cuando a un motor se le da marcha, la PCM “ve” la presencia de la velocidad de arranque y el disparo de encendido. Según el diseño del fabricante, la PCM desactiva la bomba de gasolina si una o ambas señales no están presentes. Esta secuencia específica de eventos es necesaria para evitar que el combustible inunde o ahogue un motor con un sistema de encendido defectuoso o para evitar que la bomba de combustible vacíe el tanque de combustible durante un serio accidente.